El Che nos salvó varias veces la vida

Diario 90 Noventa

Por: Raúl Antonio Capote

El primer encuentro con el Che, fue un día de llanto y tristeza, un clásico día gris donde el director de la escuela hablaba de su caida. Lloramos aún sin conocerlo bien, teníamos seis años, habíamos escuchado contar de sus hazañas  y nos lo citababan junto a Martí y a Camilo, como paradigmas de valor, justicia y solidaridad humana.

Empezamos a leerlo temprano, su Diario de campaña, La guerra de guerrillas, Pasajes de la guerra revolucionaria y su magnífico El socialismo y el hombre en Cuba. Fidel siempre que hablaba de él, dejaba al desnudo sus sentimientos, su enorme admiración por el guerrillero inmortal.

Nos apropiamos de la carta que escribió a sus hijos: ” Acuérdense que la Revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida…

Ver la entrada original 423 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s