La estrategia de autoagresión | Razones de Cuba

Golpeando el Yunque

Por Miguel Ángel García Alzugaray

imagen-activa-1

Desde los años en que Estados Unidos era solo un proyecto de imperio, la autoagresión, embozada para acusar al enemigo y agredirlo de forma mucho más destructiva y beneficiosa, ha sido una práctica recurrente cada vez que se considera conveniente.

Cuando se juzga a un acusado de un crimen, lo primero es revisar si ha cometido ese tipo de delito con anterioridad. Si hay pruebas de que no solo lo ha hecho, sino que, además, lo ha repetido muchas veces, la culpabilidad del acusado y su sentencia, están aseguradas.

¿Sería capaz el Imperio de perpetrar un ataque furtivo contra su propio personal diplomático o cualquier otro de sus aliados para culpar al gobierno revolucionario cubano o a terceros países, y acometer medidas agresivas contra nuestro pueblo que pudieran no sólo afectar su estabilidad política y económica, sino, además propiciar en el futuro formas más violentas…

Ver la entrada original 1.560 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s