Ni Martínez Campos, ni Weyler, ni Obama, ni Trump

Visión desde Cuba

Por Jesús Álvarez López. Tengo huellas macabras en mi propia familia de Valeriano Weyler. Mi bisabuela Isabel le contaba a aquel niño inquisidor su historia terrible. Su padre, el coronel Acebo fue fusilado por los españoles cuando ella tenía apenas 8 años y la madre sola, con tres hijos pequeños, Salvador, Ana e Isabel, fue reconcentrada: Murió a los pocos meses tras caminar 18 kilómetros para regresar tan solo con una calabaza. Dicen que murió de una insolación, yo se que fue una víctima más de Valeriano Weyler.

Ver la entrada original 223 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s