Vida fingida

SoyAranguibel

Por: Alberto Aranguibel B.

Más que un sector político, o una clase social, existe una parte de la población venezolana que en su afán de contrariar todo cuanto diga o tenga que ver con el chavismo ha terminado erigida en una triste sociedad del fingimiento.

Primero fingió la conmiseración por los pobres. Gente que desde siempre aborreció a los que denominaba “los pata en el suelo”, aparecía de repente vociferando consignas de dolor por el sufrimiento de aquellos a los que despreció cuando sus partidos fueron gobierno, y a los que todavía hoy no soporta ver entrar siquiera en el mismo restaurante de la gente refinada.

Luego, después de maldecir día y noche la hora en que un patizambo de Sabaneta llegó a la presidencia de la República, fingió que era chavista para ver cómo se enchufaba en algún ministerio, para fingir después que jamás en su vida había firmado…

Ver la entrada original 293 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s