Nirza, una doctora cubana, se quedará para siempre en Bolivia

Auca en Cayo Hueso

Tomado de CubaDebate

Se va a llamar Nirza, dijo Sara, la madre de la pequeña. De ahora en lo adelante crecerá con ese nombre, ratificó Fernando, el padre. Y de esta manera, ambos progenitores sellaron un pacto de gratitud con la persona que salvó del infortunio a esta familia boliviana.

El nombre es ajeno a su cultura y quizás ellos jamás lo habían escuchado. Pero no importa. Hay un mandamiento más fuerte que rompe cualquier dogma: el amor. Por eso decidieron que su hija más pequeña llevaría el nombre de la Dra cubana Nirza García Valdés, quien a partir de ahora también será su madrina.

Es una historia sencilla, quizás similar a otras que han escrito decenas, cientos… o quizás miles de médicos cubanos en otras partes del mundo. Sin embargo, en la espontaneidad de los hechos –responsabilidad y ética- radica su grandeza, al punto que estos llegan a trascender…

Ver la entrada original 864 palabras más

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s