¿Se acerca el desenlace de la batalla comercial entre EE. UU. y China?

Las amenazas de Donald Trump a su homólogo chino, Xi Jinping, de imponer aranceles a productos de esa nación por un valor de 300 000 millones de dólares si este no asistía a la Cumbre del G20 –a celebrarse entre el 27 y el 29 próximos en Japón– no cumplieron su objetivo. El jefe de la Casa Blanca terminó telefoneando personalmente al líder asiático para que accediera, bajo sus propias condiciones, a reunirse con él en la ciudad de Osaka, Japón, sede del evento.

«El mundo entero espera que logremos un acuerdo», aseguró Trump a través de la red social Twitter luego de la llamada, en la que solicitó a Xi debatir en profundidad sobre los lazos bilaterales y temas de «interés mutuo», y explicarle que su país «valora» la cooperación económica y comercial con China.

«Confío en que los equipos negociadores sigan comunicándose para tratar de encontrar una forma de cerrar la disputa lo antes posible», aseguró.

No es la primera vez que las dos mayores economías del mundo estarían cercanas a una tregua durante el último año. Aunque la actitud impredecible y errática de Trump podría estallar en el encuentro, Xi Jinping dice que Washington «deberá tratar a las empresas chinas de forma justa», aludiendo al veto que las autoridades estadounidenses han aplicado sobre la tecnológica Huawei.

Xi reiteró que es necesario que se basen en la «coordinación, cooperación y estabilidad», así como en «el respeto y el beneficio mutuos», ya que ambas potencias «ganan cuando cooperan y pierden cuando se enfrentan». Y es conocido que Trump no sabe de intercambios justos.

Lo impredecible

Durante un encuentro reciente con la prensa, uno de los principales asesores económicos de Trump, Larry Kudlow, no quiso especular sobre lo que ocurriría en la reunión. «No hay garantías de que se resuelvan las diferencias en Osaka», señaló. «Nuestra posición sigue siendo que queremos cambios estructurales. Tendrán una buena conversación. El hecho de que se reúnan es bueno».

«No puedo pronosticar lo que EE.UU. va a hacer o si es que vamos a poder resolver este asunto con China», añadió el principal negociador del gobierno en materia comercial, Robert Lighthizer, ante la Comisión Financiera del Senado. «Espero que podamos».

Los pronósticos no son favorables y a Trump no parece importarle que sean las empresas estadounidenses las que paguen los aranceles sobre los productos chinos o que la economía mundial viva el peor de los escenarios.

Según la agencia de noticias ap, las empresas estadounidenses están implorando a Trump que no amplíe la imposición de aranceles a productos chinos  o al menos haga una excepción con las importaciones cruciales para sus clientes.

Lo cierto es que, en su afán por presionar a Beijing para que deje de «robar tecnología estadounidense», lo que se traduce en impedir que se convierta en la primera potencia mundial, su propio país está sufriendo las consecuencias del conflicto que, según predicciones, hará descender los niveles de la economía  mundial, considerablemente, en apenas un año.

Como consecuencia, ya la Casa Blanca se ha visto forzada, por segunda vez, a aprobar un paquete de medidas destinado a ayudar «a los granjeros que han sido dañados por estas represalias arancelarias», aseguró el secretario de Agricultura de EE.UU., Sonny Perdue, en una entrevista con la cadena Fox News.

En 2018 el gobierno estadounidense anunció un programa de asistencia similar por 12 000 millones de dólares para el sector agrícola y ganadero. Según Purdue, el nuevo paquete valorado en 16 000 millones de dólares será usado «para acceso a productos agrícolas en otros mercados». Tras la guerra arancelaria , las exportaciones de soya de EE.UU. a China han caído más de un 80 % en el pasado año, y Beijíng ha pasado a comprar soya de Brasil y Argentina.

Según analistas, la ventana para resolver la disputa comercial se está reduciendo y de no hallar desenlace a finales de esta semana  «la economía mundial se dirigirá hacia la recesión» y la Reserva Federal de EE.UU. tendría que recortar las tasas de interés, volver a cero, mientras China necesitaría un nuevo y enorme estímulo.

Los principales minoristas estadounidenses ya se están preparando para el impacto. Se conoce, por ejemplo, que la Footwear Distributors and Retailers of America, asociación de distribuidores de calzado y minoristas de ese país, dijo que una escalada en los aranceles de los zapatos sería catastrófica.

«Aproximadamente el 72 % de todo el calzado vendido en EE.UU. en 2017 se fabricó en China», resaltaron. Esto significará precios más altos para los consumidores o menores ganancias para las compañías y, por supuesto, menos trabajos.

Las tierras raras chinas: ¿la clave para poner fin al conflicto?

La industria de defensa estadounidense depende de China para obtener,  prácticamente, todos sus metales de tierras raras, como se conoce al conjunto de minerales escasos en la naturaleza que son vitales para distintas aplicaciones tecnológicas de la industria militar y en pleno conflicto con Irán, el gobierno de Donald Trump no querrá poner en riesgo su consumo y exportación de armas a nivel mundial.

Según el diario ABC, el 81 % de los metales de tierras raras que necesitan los equipos militares, superconductores, teléfonos inteligentes y otras aplicaciones de alta tecnología provienen del gigante asiático. Por tanto, esta industria depende de productores chinos para el 100 % de sus materiales.

Si las afectaciones en el sector de la agricultura y la confección textil y de calzado no son motivo suficiente para que Trump desista de lanzar a la economía mundial por un acantilado, las afectaciones a la industria armamentista estadounidense sí podrían hacerlo pensar mejor las cosas. Todo está en juego y más en etapa electoral, aunque tratándose de quien se trata, el desenlace es impredecible.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s