Vivir sin tener precio y asumir al enemigo

Tomado de Cubadebate.

Querido Silvio. Estimados todos. No somos muchos los artistas que hemos dedicado nuestra carrera a hacer crítica social como el eje conceptual de nuestra producción artística. Humildemente, la obra de Buena Fe, durante veinte años así lo prueba. Hemos cantado a las distorsiones, arcaísmos, chapuzas, deformaciones de nuestra sociedad, se puede decir que hasta con relativa efectividad. Como bien dice Giordan (a quién agradezco sus palabras), hay que analizar las cosas es su contexto.

Aunque a nadie debo explicaciones. Pero las daré aquí, en esta casa virtual que Silvio ha creado para que anide la virtud.

Primero debo decir que el término “bloqueo interno” ha sido secuestrado por los que jamás han tenido pantalones de enfrentarse a él. Ha sido usado para articular una mezquina cortina de humo contra el justo reclamo de levantar el genocida bloqueo de Estados Unidos a Cuba.

Entre el 20 y 22 de Marzo de 2020, el profesor Carlos Lazo, desde Seatle, Estados Unidos lanzó una propuesta de petición al Presidente de Estados Unidos para la suspensión con carácter temporal, durante este período de pandemia global, del bloqueo a Cuba. La ubicó en dos sitios web para recaudar firmas que respaldaran esa iniciativa. Unos pocos días después, Antonio Guterres, secretario general de la ONU formuló exactamente la misma propuesta. Es lo apropiado conforme al derecho internacional humanitario. De esta pandemia se sale con cooperación internacional, no alimentando conflictos.

Bueno, pues desde las plataformas digitales diseñadas (o prestadas) para destruir a la revolución cubana (Cibercuba, Cubanos por el MundoCubitaNowCubacute, etc) no se dió el más mínimo espacio a esta iniciativa del Profesor Carlos Lazo.

Sin embargo, no demoró mucho en que una contrapruesta viera la luz. Un youtuber desde Miami lanzó una petición que llamaba a la comunidad cubana a firmar una propuesta de levantar el bloqueo interno, basado en dos argumentos. El primero, la afirmación explícita de que la propuesta de Carlos Lazo era una “estratagema oportunista” para burlar las presiones de Trump. La segunda, el falaz argumento de que sólo se puede pedir el levantamiento del bloqueo a Cuba, cuando se levante el bloqueo interno.

No me voy a extender en demostrar la canallada. Cualquier lector de este sitio puede sacar sus propias conclusiones.

Lo que sí debo explicar es que de inmediato esa otra propuesta tuvo todo el apoyo mediático de la contrarrevolución (llamo las cosas por su nombre, disculpen que sea directo). Amplificada y promovida la propuesta de levantamiento del bloqueo interno, era evidente que el objetivo era eclipsar la petición noble ya no sólo de Lazo, sino de las fuerzas del humanismo y el amor entre los pueblos.

Entonces llegó el concierto online de Buena Fe, en tiempos de pandemia. Y en ese concierto, con tantos cubanos conectados sobre todo fuera de Cuba, recordé a Silvio, quien no dudó un momento en sacrificar su enorme capital poético y de convocatoria para apoyar la causa por la liberación de los Cinco, en los conciertos internacionales, cuando no había ni el menor atisbo de esperanzas. Y usé, esa tribuna digital, ese espacio para apoyar al Profesor Carlos Lazo y atacar la propuesta engañosa, tramposa y mezquina que se le antepone. ¿Pude hacerlo mejor? Seguro. Pero así salió. Y obviamente, las plataformas digitales de la contrarrevolución se han cebado conmigo. En ese mismo concierto online se recibió la llamada del Doctor Carlos Pérez, jefe de la brigada médica en Lombardía, Italia. Fue un momento muy conmovedor para mí y para la audiencia del concierto. Ni una línea fue dedicada a ese momento.

En fin. Una canción de Silvio que canté mucho en la universidad, me enseñó las “necedades” útiles de la vida. Entre ellas, vivir sin tener precio y sobre todo asumir al enemigo. Y eso implica estar dispuesto a aceptar los golpes, las calumnias, los asesinatos mediáticos.

No pasa nada.

Gracias, querido Silvio.

(De un intercambio en el Blog Segunda Cita)

 

Minientrada | Esta entrada fue publicada en Cuba, reflexiones, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s