Consultoría psicológica online en tiempos de distanciamiento físico

Tomado de Cubadebate.

La crisis mundial desatada por la COVID-19, está impactando negativamente en las dinámicas de vida de los seres humanos, en cualquiera de los ámbitos donde interactúe. Múltiples son los factores desencadenantes en situaciones extremas que influyen en el comportamiento a nivel individual, grupal, comunitario y organizacional, de ahí la urgencia de generar, desde diversas ramas del conocimiento, estrategias de afrontamiento a la crisis.

Como resultante de ello, pueden aparecer alteraciones de las dinámicas laborales, para las cuales se demanda del apoyo de especialistas en temas relacionados con crisis emocionales, estrés, burnout, fatiga psíquica, manejo de conflictos individuales, grupales y organizacionales, resiliencia, entre otros.

Para tales fines se ha diseñado, desde la plataforma digital del Periódico Guerrillero, en colaboración con el Grupo Provincial de la Sociedad Cubana de Psicología y la Universidad de Pinar del Río, un espacio de consultoría online, para aquellas personas y grupos de trabajo que, desde sus instituciones, demanden asesoría y orientación psicológica, con el propósito de mitigar los impactos psicológicos que esta crisis puede generar a nivel individual, grupal, comunitario y organizacional.

Además, usarán otras vías de comunicación, a las que usted podrá acceder para canalizar cualquier duda o preocupación relacionadas con el manejo psicológico, en tiempo de crisis, de determinados grupos poblacionales (niños, adolescentes, jóvenes, adultos, adultos mayores).

Pueden enviar sus inquietudes desde la caja de comentarios de este sitio, o también a través de las siguientes direcciones de correo electrónico:

reyeshernandezjavier@gmail.com

geidydiazcrespo@nauta.cu

Sección de Preguntas y Respuestas

1- Pregunta

Gracias por el espacio, es muy oportuno en estos tiempos. Soy trabajadora de una institución de salud y tengo mucho estrés por la situación que atravesamos. Aunque me concentro en mi trabajo no lo logro al llegar a la casa, estoy estresada y preocupada. ¿Cómo podría reducir la tensión que me provoca esta situación?

Respuesta: Lo que a usted le sucede es algo normal para el momento que estamos viviendo. Cualquier situación extrema que se viva provoca mucha ansiedad y preocupación. Conozco amigos, vecinos y familiares que también les pasa algo parecido.

En su caso, como trabajadora del sector de la salud, se agravan estas preocupaciones, porque es un sector que demanda una exigencia mayor en estos momentos, además del riesgo por la exposición al contacto con otras personas.

¿Se ha puesto a pensar cuáles podrían ser las posibles causas generadoras de esa ansiedad? Sería bueno que reflexionara al respecto para actuar sobre ellas posteriormente. Le puedo decir, por ejemplo, que la incertidumbre puede ser un factor desencadenante de lo que le sucede, también están las demandas actuales en su centro laboral, además de la presencia de factores individuales más específicos (dígase situación familiar, económica, rasgos personológicos, etc).Tómese su tiempo y reflexione sobre estos y otros factores.

Una vez que haya identificado las posibles causas, es importante que piense cuáles podrían ser las estrategias para superarlas. ¿Ha pensado desde lo individual que podría hacer? Hay cosas que son fundamentales en estos momentos para reducir la ansiedad, por ejemplo, saber que está tomando todas las medidas de bioseguridad requeridas para esta pandemia, administrar su tiempo de manera diferente, dándole prioridad a actividades más relajantes, o a la práctica de algún ejercicio físico, de meditación, buscar algún tipo de apoyo social, sobre todo en la familia, pues puede que tenga sobrecarga en las tareas domésticas. Le invito a pensar en otras estrategias individuales.

¿Y qué pasa en su lugar de trabajo? Sería oportuno que pensara también en posibles estrategias allí y que pudieran comprometer a otros trabajadores, por ejemplo, establecer prioridades y con ello metas claras y mejor definidas para esta situación de emergencia, promover el apoyo social en el trabajo, lograr el fomento de un trabajo más cooperado y no depositar en usted determinada sobrecarga, negociar límites reales con su jefe y con sus compañeros de trabajo y estar preparada para ponerse usted misma los límites, en lugar de dejar que se los impongan.

2- Pregunta

Saludos. Soy Rosabel Hernández de Pinar del Río. Buena idea la de ustedes. Me siento preocupada porque yo me cuido, pero mi hermano todo lo contrario, sale a la calle con el nasobuco pero se la pasa haciendo cosas incorrectas, como irse a pescar cuando debía estar en la casa. Él es muy bueno, tiene 20 años, pero tiene un carácter complicado y ya no sé cómo convencerlo y no quiero que le pase nada malo. ¿Me sugieren qué puedo hacer?

Respuesta: Con 20 años suele ser frecuente que las personas tengan baja percepción de riesgo, es poco común adelantarse a los sucesos, determinar lo que puede ser una amenaza y posiblemente sea eso lo que le sucede a su hermano.

Existe una probabilidad real de que el suceso amenazante que detiene al mundo hoy, la COVID 19, se materialice, es decir, que el riesgo de su trasmisión y por ende sus lamentables consecuencias, pase de ser algo latente, posible, a ser algo manifiesto, real y eso necesita ser comprendido por su hermano en este caso.

Un elemento importante para lograrlo es que él reconozca la situación como amenazante, para ello se precisa información, que asumo la tiene porque mucho se ha divulgado, pero si a pesar de ello, esa información no moviliza conducta responsable, entonces precisan comunicarse adecuadamente para lograr el objetivo: que se cuide, que los cuide.

Es habitual que ante situaciones como esta se tienda a hablar del otro –“tú has hecho esto, tú has dicho aquello…” y por eso le pido que evite las acusaciones, los insultos, las generalizaciones. Es evidente que de quien más sabemos es de nosotros mismos, por tanto, para establecer el diálogo se debe hablar en primera persona, manifestando nuestros sentimientos, proporcionando información precisa de cómo y por qué le afecta de su actitud. Debe intentar colocarlo en una situación que lo ponga frente al peor escenario posible.

Las realidades de otros países pueden servirle de apoyo, pero acerque esas realidades a su familia, a sus amigos, a su cotidianidad para que tenga una postura crítica ante ella. Acompáñelo en el proceso de pensar no solo en su riesgo particular sino del riesgo al que somete a las personas que quiere.

Apóyese de las preguntas para conocer cómo su hermano está comprendiendo la situación ¿qué piensas de virus?, ¿qué dicen tus amigos?, ¿sabes que estamos en riesgo todos?, ¿cómo te sientes con esto? Estas preguntas son solo ejemplos para llevarlo a reflexionar, pasar de hablar mucho a provocar la reflexión para que nuestra voz no caiga al vacío. La idea no será nunca hacerlo sentir culpable, sino hacerlo sentir responsable.

(Tomado de Periódico Guerrillero)

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s