Carta de Morris a Biden

Tomado de Auca en Cayo Hueso.

Estimado Presidente Biden,

Como Presidente del Grupo Multipartidista Parlamentario sobre Cuba en el Parlamento Británico, me gustaría felicitarle por su victoria electoral y expresar mi apoyo a cualquier cambio en la política hacia Cuba que pueda ayudar a edificar relaciones constructivas y estimular el diálogo y la cooperación para beneficio de los ciudadanos de ambos países.

Junto a 58 colegas legisladores he firmado la Moción Temprana 1550 en el Parlamento Británico que llama a la cooperación internacional entre Reino Unido y Cuba, y apoya la normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba con la eliminación de la isla de la lista de EE.UU. de “estados patrocinadores del terrorismo” y el fin del embargo.

Esta moción parlamentaria se hace eco de las preocupaciones planteadas en recientes misivas dirigidas a Usted por miembros del Grupo Parlamentario Europeo de Amistad con Cuba y de 80 demócratas en la Cámara de Representantes; estas medidas impuestas contra Cuba durante la Administración Trump han causado un daño y sufrimiento innecesario a las familias cubanas, agravado por la pandemia provocada por la Covid-19.

Durante la presidencia de Donald Trump, se impusieron 242 nuevas sanciones contra Cuba, incluyendo la re-designación del país como “estado patrocinador del terrorismo”- una acción catalogada como politizada y espuria por políticos estadounidenses, observadores internacionales y muchos ex asesores de la Administración Obama para el tema Cuba.

La injustificada inclusión en la lista de “terrorismo” también previene que compañías extranjeras inviertan en Cuba lo que ha significado un alto costo en la vida de los ciudadanos cubanos, incluyendo aquellos que desean establecer nuevos negocios. En el más reciente informe de Cuba a las Naciones Unidas se estima que el embargo y las nuevas medidas han costado a la economía más de 5.5 mil millones de dólares en el periodo comprendido entre abril de 2019 y marzo de 2020. Esto ha impactado en las condiciones de vida, la disponibilidad de alimentos, combustibles y medicinas, e incluso ha evitado la entrega a Cuba por parte de terceros países de ayuda médica de emergencia durante la pandemia.  

Las políticas de la Administración Trump también han separado a las familias con la reducción de las solicitudes de visas y la suspensión de los vuelos comerciales así como la prohibición del envío de remesas por parte de cubanoamericanos y cubanos residentes en otros países a sus seres queridos, y la imposibilidad que ciudadanos estadounidenses viajen a Cuba. Estas políticas han causado sufrimiento y angustia a las familias cubanas en la isla y a los cubanoamericanos en todo los Estados Unidos.

Elogié su posición como candidato presidencial de revertir estas políticas de la Administración Trump, y apoyar a las familias cubanas, en particular, en el tema de las remesas, visas y visitas familiares, y espero que tome acción lo antes posible para aliviar estas restricciones crueles y punitivas que previenen que las familias se reúnan y apoyen.  Un gesto humanitario como este será ampliamente aplaudido y sin dudas mejorará la vida de muchas familias cubanas.

El 23 de junio, el mundo votará una vez más durante la Asamblea General de Naciones Unidas, la resolución cubana llamando a poner fin el embargo estadounidense. En el espíritu de la cooperación internacional, le ruego considerar abstenerse sobre esta moción, como hicieran los Estados Unidos en 2016, cuando Ud. era Vicepresidente. Esto demostraría una clara ruptura con la política de confrontación y agresión de Trump, para dar paso a una movida por la compasión, el humanitarismo y la cooperación.

Nuestra propia experiencia en el Reino Unido es que la cooperación y el diálogo entre Cuba y Reino Unido ha abierto la puerta a relaciones constructivas que han resultado beneficiosas para ambas partes, especialmente durante la actual pandemia global. En abril, 2020, Cuba brindó puerto seguro a un crucero británico afectado por la Covid-19, el MS Braemar, y en agosto de 2020, doctores cubanos brindaron ayuda médica contra la enfermedad en territorios británicos de ultramar, una de las 55 brigadas médicas trabajando en 40 naciones en la lucha contra la Covid-19. Por su parte, Reino Unido ha ayudado en el entrenamiento y ha brindado becas a estudiantes cubanos para estudiar en el Reino Unido. Esta cooperación nació de la exitosa visita del Príncipe Carlos a la Habana en 2019. Cuba busca ahora exportar vacunas y, además, ha desarrollado diversos tratamientos farmacéuticos que podrían beneficiar a pacientes en todo el mundo.

Creo que hay razones humanitarias y prácticas para que los Estados Unidos trabajen en busca de relaciones bilaterales constructivas con Cuba, especialmente, en momentos en que el mundo trata de reconstruirse tras la pandemia, que junto al embargo y las sanciones han causado un daño y carencias inconmensurables al pueblo cubano en los últimos cuatro años.

La posición que adopte los Estados Unidos en la Asamblea General de Naciones Unidas en junio tiene el potencial de enviar un claro mensaje al mundo de que la política hacia Cuba de la era Trump llegó a su fin para darle paso a una que busca reconstruir las relaciones y abrir el diálogo.

Suyo sinceramente,

Grahame Morris, Miembro del Parlamento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s